OBSESIONES

Una obsesión es un pensamiento, idea o imagen recurrente e intrusiva que causa ansiedad o malestar. Las obsesiones suelen estar asociadas con comportamientos compulsivos, que son acciones repetitivas que la persona realiza para tratar de aliviar la ansiedad causada por las obsesiones.

Características de las obsesiones

Las obsesiones tienen las siguientes características:

Son recurrentes e intrusivas: La persona no puede controlar los pensamientos obsesivos, que aparecen en su mente de forma involuntaria.

Son perturbadoras y causan ansiedad o malestar: La persona siente que las obsesiones son desagradables o inapropiadas.

Son irrelevantes para la vida cotidiana: Las obsesiones no están relacionadas con los problemas reales de la persona.

Son difíciles de ignorar: La persona tiene dificultades para ignorar los pensamientos obsesivos.

Tipos de obsesiones

Hay muchos tipos diferentes de obsesiones. Algunas de las obsesiones más comunes incluyen:

Pensamientos de contaminación: La persona tiene miedo de contaminarse con gérmenes, suciedad o sustancias peligrosas.

Pensamientos de daño: La persona tiene miedo de lastimar a sí misma oa otras personas.

Pensamientos de duda: La persona tiene dudas sobre si ha hecho algo correctamente o si ha olvidado algo importante.

Pensamientos de simetría: La persona tiene la necesidad de que las cosas estén ordenadas o simétricas.

Pensamientos sexuales: La persona tiene pensamientos sexuales intrusivos o inapropiados.

compulsiones

Las compulsiones son acciones repetitivas que la persona realiza para tratar de aliviar la ansiedad causada por las obsesiones. Las compulsiones pueden ser físicas o mentales.

Tipos de compulsiones

Hay muchos tipos diferentes de compulsiones. Algunas de las compulsiones más comunes incluyen:

Compulsiones de limpieza: La persona se lava las manos, limpia su entorno o se ducha con frecuencia para evitar la contaminación.

Compulsiones de comprobación: La persona comprueba repetidamente si ha hecho algo correctamente o si ha olvidado algo importante.

Compulsiones de orden: La persona ordena o organiza las cosas de forma repetitiva.

Compulsiones de simetría: La persona necesita que las cosas estén ordenadas o simétricas.

Compulsiones de evitación: La persona evita situaciones o lugares que le puedan causar ansiedad.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. El TOC puede causar una gran cantidad de malestar y puede interferir en la vida cotidiana de la persona.

Causas del TOC

Las causas del TOC no son totalmente comprendidas, pero se cree que son resultado de una combinación de factores, incluyendo:

Factores genéticos: El TOC puede ser hereditario.

Experiencias traumáticas: Las experiencias traumáticas pueden aumentar el riesgo de desarrollar TOC.

Cambios en el cerebro: Se cree que el TOC está relacionado con cambios en el cerebro, como la actividad anormal en ciertas áreas del cerebro.

Tratamiento del TOC

El tratamiento del TOC puede incluir psicoterapia, medicamentos o una combinación de los dos.

Psicoterapia: La psicoterapia es el tratamiento más eficaz para el TOC. Existen varios tipos de psicoterapia que pueden ser eficaces para el TOC, incluyendo:

Terapia cognitivo-conductual: Esta terapia ayuda a la persona a identificar y cambiar los pensamientos y comportamientos que contribuyen al TOC.

Terapia de exposición y respuesta: Esta terapia ayuda a la persona a exponerse a sus obsesiones sin realizar las compulsiones.

Medicamentos: Los medicamentos pueden ser usados ​​para ayudar a controlar los síntomas del TOC, como la ansiedad y la depresión. Los medicamentos más comunes usados ​​para el TOC son los antidepresivos y los ansiolíticos.

Pronóstico del TOC

La mayoría de las personas con TOC mejoran con el tratamiento. Sin embargo, algunas personas pueden tener un curso crónico del trastorno.

Prevención del TOC

No hay forma de prevenir totalmente el TOC, pero existen algunas cosas que pueden hacerse para reducir el riesgo, incluyendo:

Apoyo social: Tener un fuerte sistema de apoyo social puede ayudar a la persona a lidiar con el TOC.

Habilidades de afrontamiento: Ayudar a la persona a desarrollar habilidades de afrontamiento puede ayudarla a lidiar con el estrés y la ansiedad.

**Si crees que puedes tener TOC, consulta con un profesional de la salud mental. Un terapeuta puede ayudarle a entender su diagnóstico y desarrollar un plan de tratamiento.

Deja un comentario

14 − doce =