SER FELIZ

FELICIDAD

PSICOLOGÍA | PSICÓLOGOS  SANTANDER / BILBAO

Es necesario estar consciente de lo que te hace infeliz.

Empecemos por lo que nos hace felices.

Los elementos han sido redactados de muchas maneras, inscritos en muchas listas y considerados por muchas personas felices (e infelices), pero todos contienen los mismos cinco ingredientes básicos:

1) Expresa tu gratitud.  Si no estamos contentos con lo que tenemos actualmente, las probabilidades son bastante altas de que nunca estaremos contentos con lo que tenemos.

2) Sé amable. Ayudar desinteresadamente y anónimamente a otra persona es una excelente manera de sentirse bien por dentro al liberar serotonina en tu cerebro. Hacerlo de una manera humilde, sincera y afectuosa, en lugar de llamar la atención y aclamarte a ti mismo.

3) Perdonar. Vivir con resentimiento es como beber veneno y esperar que la otra persona muera. Tú eres el único que sufre. Déjalo ir. Desde ese conductor desagradable en la autopista esta mañana hasta tu maestra de primer grado que te ridiculizó frente a la clase, toma la decisión de olvidarlo por completo. ¡El perdón es para ti!

4) Saborear la alegría. La verdadera felicidad ocurrirá cuando reduzcas la velocidad de tu vida, aunque sea por un momento, y disfrutes de la alegría. No te robes la felicidad. Aprecia esos momentos cuando sucedan. Recuerda estos momentos en lugar de los resentimientos

5) Ejercicio. Cuidar tu cuerpo solo aumentará tu felicidad. También te permite aprovechar tus endorfinas tal como lo haces a través del amor, la bondad, Etcétera ​. Se ha demostrado que el ejercicio constante aumenta los niveles de felicidad en personas con depresión clínica.

¿Me siento Infeliz o  feliz?

Estos son algunos de los hábitos de las personas infelices:

* Juzgar y tener celos de los demás

* Incapacidad para aceptar la vida y renunciar al control cuando sea necesario

* Perspectiva negativa sobre el futuro

* Poner excusas

* Falta de confianza.

* Detenerse en las luchas actuales

* Estresarse por «qué pasaría si»

* Quejarse y ridiculizar

La diferencia entre las personas felices y las infelices es la cantidad de tiempo que permanecen apegadas a los malos eventos.

Un período de duelo y dolor es vital cuando algo angustioso ha sucedido. El objetivo es eventualmente regresar a un descubrimiento de la felicidad.

Gran parte de nuestra infelicidad está enterrada en lo profundo de nuestra infancia, o nuestra cultura. Aprendemos nuestro sistema de creencias de nuestros padres, religión, abuelos, maestros, televisión y amigos.

El dinero no tiene nada que ver con ser bueno o malo. Tiene poco efecto en nuestra felicidad. Una vez que tenemos lo suficiente para sobrevivir, el dinero no tiene ningún efecto en nuestra capacidad de ser felices.

Las personas más felices tienden a mirar la vida con curiosidad. En lugar de quejarse, dedican ese tiempo a resolver problemas. Están orientados a objetivos. Las personas más felices ven a los demás como buenos y creen en la bondad de la humanidad. Aceptan a los demás con el corazón abierto. Reconocen que solo porque tengas dinero, suerte y buena fortuna, no significa que no pueda tenerlo.

Las personas más felices dejan que sucedan cosas malas. Tienden a lidiar con los golpes en lugar de girar con el miedo.

Se caen. Y se levantan.

¿Cómo cambiamos nuestro cerebro de ser infeliz a feliz? En primer lugar, así como la relajación es la liberación de todo esfuerzo, el optimismo es un estado natural que nuestro cerebro anhela. Anhelamos la felicidad al igual que la comida. El optimismo comienza con la liberación de emociones improductivas.

Existen métodos conocidos para hacer esto. La terapia cognitivo-conductual se basa en la teoría de que puedes enseñarte a ti mismo a ser consciente que tus pensamientos negativos, detenerlos y cambiarlos

Deja de estar enojado. Suéltalo. Pregúntate , ¿cómo sería si no tuviese ira? El miedo, cuando lo aceptamos, al menos puede motivarnos. La mayor parte de la ira se basa en el miedo, pregúntate a qué temes.

No puedes tener pensamientos felices y estar triste o enojado al mismo tiempo.

Es posible que realmente estés «esperando algo sabroso» y creas que se avecina algo dulce, pero al menos debes leer el menú primero. Si dices que no al postre, no lo conseguirás. Explora las oportunidades.

Pregúntate, «¿cuándo he sido más feliz?” Reflexiona sobre esa pregunta por un momento. ¿Por qué eras feliz en ese momento de tu vida?

A menudo podemos encontrar la felicidad en una planificación básica simple. Puede que las cosas no salgan como esperábamos, pero podemos disfrutar el momento de la planificación.

Haz planes. Escribe listas de tareas interminables. Es útil. Ser productivo es un sentimiento positivo. Nunca sabrás el resultado, pero ciertamente puedes tener una gran participación en el viaje. Y mientras haces listas, no olvides hacer una lista de todas las personas que amas. No olvides la lista de todos los que te aman. El amor existe en el momento presente. Aprécialo y exprésalo.

Si estás lidiando con una pérdida, no es posible que la vida vuelva a ser la misma; es importante descubrir y abrazar un nuevo futuro. Date un tiempo. El duelo es un proceso largo y necesario. Abrazar el amor que está causando el dolor.

No es una tarea fácil eliminar las cosas en nuestras vidas que nos llevan al sufrimiento, pero a medida que limpiamos ese armario, podemos encontrar alegría y emoción en acumular cosas nuevas que nos llevarán a la felicidad. El proceso comienza con el aumento lento de nuestra conciencia de lo que nos hace infelices. Eso es importante antes de intentar descubrir qué nos hace felices.

FUENTE: Bill Kavagh

Deja un comentario

15 − 3 =